Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales
Entrar Registrar
Secciones
Usted está aquí: Inicio Procedimientos Punción lumbar

Punción lumbar

Actuación enfermera ante una punción lumbar

Introducción

La punción Lumbar es una técnica invasiva que consiste en la introducción de una aguja o trócar en el espacio subaracnoideo de la zona lumbar de la columna vertebral.

Este procedimiento lo realiza un facultativo, que no necesariamente debe ser un neurólogo, junto a un enfermero que se encargará de la asepsia durante la realización de la técnica, de administrar el material que el médico vaya necesitando y de la recepción, etiquetado y envío al laboratorio de las muestras que se obtengan.

Objetivos

Esta técnica se utiliza para varios fines que son:

  • Obtener una muestra de líquido cefaloraquídeo (LCR), para su estudio y diagnóstico.
  • Medir la presión del LCR en el espacio sunaracnoideo.
  • Administración de fármacos.
  • Administración de anestesia (anestesia epidural).
  • Extracción de LCR para reducir la presión intracraneal (PIC).

Material

  • Campo estéril.
  • Bata estéril.
  • Guantes estériles.
  • Gasas estériles.
  • Trócares para punción lumbar.
  • Agujas IM, IV o SC.
  • Antiséptico.
  • Jeringas de 5 y de 10 ml.
  • Tubos para recoger muestras transparente.
  • Tubos para recoger muestras con gel de cultivo.
  • Solución anestésica local.
  • Medicación si fuese necesario o esté prescrita.
  • Apósito.
  • Manómetro de medición si fuese necesario.

Procedimiento

Lo primero que haremos es informar al paciente y su familia del proceso a realizar, le facilitaremos el consentimiento informado y le resolveremos todas las dudas que puedan surgirles.

Antes de empezar a preparar el material, prepararemos al paciente, para ello le pediremos que se coloque de la manera adecuada que puede ser:

  • Decúbito lateral: Con la espalda paralela al borde de la cama, con las rodillas flexionas y los muslos sobre el abdomen. Esta posición es la más adecuada para medir la PIC.
  • Sentado: Sentado en el borde de la cama, con las piernas colgando y una inclinación hacia delante con los hombros relajados y los brazos sobre el regazo. Podemos usar almohadas para facilitar la postura. Esta posición está indicada tanto para niños y adolescente como para neonatos y lactantes ya que tiene menos riesgo de compromiso respiratorio.

Una vez colocado correctamente al paciente, nos lavaremos bien las manos y nos colcaremos los guantes, prepararemos el campo estéril con todo el material necesario y le pediremos al paciente que se mantenga quieto y que respire tranquilo. Si fuese necesario ayudaremos al paciente a que mantenga la postura.

A continuación limpiaremos la zona a puncionar con el antiséptico, de dentro hacia fuera, haciendo movimientos circulares y lo dejaremos secar. Se aplicará el anestésico local que puede ser pulverizado o por vía subcutánea que lo administrará el facultativo. A partir de aquí colaboraremos con el médico en lo que nos vaya indicando y le faciltaremos los tubos para obtención de muestras. Cuando termine el procedimiento se aplicará presión sobre el punto de punción y se colocará un apósito estéril.

Para finalizar recogeremos el material, identificaremos las muestras recogidas y las enviaremos al laboratorio. Registraremos el proceso y las posibles reacciones adversas si las hubiera en las hojas de Enfermería.

Recomendaciones al paciente

  • Le pediremos que tras la prueba permanezca en decúbito supino al menos dos horas para evitar cefaleas.
  • Se le indicará la toma de líquidos abundantes, salvo prescripción médica.