Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales
Entrar Registrar
Secciones
Usted está aquí: Inicio Procedimientos Preparación y cuidados del paciente quirúrgico

Preparación y cuidados del paciente quirúrgico

Actuación de enfermería ante el paciente quirúgico

Introducción

El paciente quirúrgico es aquel que va a someterse, está siendo sometido o ha sido sometido a una intervención quirúrgica.

Cuando nos encontremos en una unidad de hospitalización y sepamos por el parte de quirófano que a uno de nuestros pacientes, se le ha dado fecha, hora y lugar para una intervención quirúrgica, lo primero que haremos es informarle a él o en su caso a su familia, valoraremos el grado de ansiedad y minimizaremos sus preocupaciones en la medida de lo posible. Le explicaremos con detalle el proceso de la intervención y les facilitaremos el consentimiento informado correspondiente, le pediremos que lo lean con atención y que cuando lo crean oportuno, lo firmen y nos lo entregue.

Preparación del paciente

Generalmente la preparación comenzará la tarde anterior, a menos que la intervención conlleve una preparación más concisa.

El paciente debe acudir a la sala de quirófano con:

Preoperatorio completo

Éste consta de ECG, analítica completa (hemograma, bioquímica y coagulación) y radriografía de tórax. Dependiendo de la edad del paciente, se sacarán unas u otras pruebas:

  • De 0 a 14 años: Hemograma y coagulación.
  • De 14 a 20 años: Hemograma, coagulación y bioquímica.
  • De 20 a 40 años: Hemograma, coagulación, bioquímica y electrocardiograma.
  • A partir de los 40 años: Hemograma, coagulación, bioquímica, electrocardiograma y Rx de tórax.

Vía venosa periférica

Preferiblemente se debe canalizar en el miembro superior derecho. Evitaremos las venas del dorso de la mano y valoraremos primero las de la flexura del codo, el número de catéter que introduciremos no debe ser inferior al 20, lo ideal sería canalizar un nº 18 en adultos y un nº 22 en niños.

Limpieza de la zona intestinal

Se realizará si fuese una cirugía abdominal y siempre bajo criterio médico. Lo haremos mediante el uso de enemas jabonosos, se administrará uno la tarde anterior a la intervención y otro unas horas antes de ésta.

Alimentación

Dejaremos al paciente en ayunas desde las 24h.

Preparativos finales

El día de la intevención terminaremos su preparación:

  • Higiene completa: Si el paciente es autosuficiente le pediremos que se duche, sino lo fuera le realizaremos un aseo general en cama, en ambos casos debe acudir a la sala de quirófano sin ropa interior.
  • Rasurado de la zona quirúrgica: Si la zona a intervenir tiene poco vello, no lo rasuraremos.
  • Medición de constantes vitales: Las tomaremos y las registraremos en la grafica de enfermería.
  • Retirada de joyas, protesis dentales, lentillas, etc., que daremos en custodia a un familiar.

Cuando el celador acuda a buscar al paciente para llevarlo al quirófano, éste debe ir acompañado de un familiar y con su historia clínica completa.

Cuidados de enfermería post-operatorio

Cuando el paciente vuelve a la unidad de hospitalización, lo primero que haremos es hacerle una valoración en la que:

  • Vigilaremos el nivel de consciencia.
  • Tomaremos las constante vitales y las registraremos en la gráfica de enfermería.
  • Observaremos que el apósito o vendaje venga limpio de quirófano.
  • Comprobaremos el buen funcionamiento de vía venosa, de sondas y drenajes, si los tuviera.
  • Actualizaremos la medicación que prescribe el cirujano, si ésta hubiera cambiado.
  • Comprobaremos la analgesia pautada y la comenzaremos a administrar cuando fuera necesario.
  • Miraremos la hora para iniciar la tolerancia de la dieta. Comenzaremos administrando sólo líquidos y si los tolerase, en la siguiente comida ya podremos administrar alimentos blandos. Si no viniese indicada, esperaremos unas 4 horas para iniciarla.