Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales
Entrar Registrar
Secciones
Usted está aquí: Inicio Procedimientos Cambio de dispositivos de ostomía

Cambio de dispositivos de ostomía

Cambio de colectores donde se recogen los desechos expulsados a través de un estoma

Introducción

La ostomía es el resultado quirúrgico en la que un órgano tiene salida al exterior del cuerpo a través de una abertura llamada estoma. Existen distintos tipos de ostomía según el órgano implicado: ileostomía, colostomía, urostomía, traqueostomía, gastrostomía, yeyunostomía, etc. Los colectores son las bolsas en la que se recogen los desechos expulsados a través del estoma.

Las tres clases más comunes de ostomía son:

  • Colostomía: La abertura se practica en el abdomen, asomando el intestino grueso para expulsar heces y gases. Las heces suelen ser consistentes.
  • Ileostomía: La abertura se practica en el abdomen, asomando el intestino delgado para expulsar heces y gases. Las heces suelen ser líquidas.
  • Urostomía: La abertura se suele practicar en el abdomen, da salida a la orina producida en los riñones por un trayecto diferente al que recorre normalmente por la vejiga y la uretra. Los uréteres suelen abocarse a la piel.

Tipos de dispositivos colectores

  • Dispositivos de una pieza cerrada.
  • Dispositivos de una pieza abierta.
  • Dispositivos de dos piezas cerradas.
  • Dispositivos de dos piezas abiertas.

Los dispositivos cerrados se utilizan para los estomas de heces consistentes y los abiertos para heces líquidas o semilíquidas. Estos dispositivos suelen llevar un filtro en la bolsa para mitigar el mal olor.

Material para cambio de dispositivo de ostomía

  • Dispositivo de recambio.
  • Bolsa de basura.
  • Guantes desechables no estériles.
  • Esponja suave.
  • Agua para lavar.
  • Jabón neutro.
  • Toalla.
  • Tijeras para recortar el dispositivo y ajustarlo al estoma.

Procedimiento

Lo primero que haremos es proporcionar intimidad al paciente. Prepararemos todo el material y nos lavaremos bien las manos. Nos pondremos los guantes y empezamos a despegar el dispositivo, haciéndolo de arriba hacia abajo y utilizando las dos manos, aguantando con una la piel, para evitar posibles irritaciones.

A continuación lavaremos bien el estoma y la piel que lo rodea. Tendremos especial cuidado en no frotar. Hay que hacerlo con mucha suavidad para no dañar el estoma. Si éste sangrara, lo presionaremos un poco con la esponja hasta que deje de sangrar (los sangrados son frecuentes y suelen parar rápidamente). Cuando ya esté bien limpio, procederemos a secar con la toalla. Al igual que con la esponja, lo haremos suavemente, secando muy bien tanto el estoma, como la piel que lo rodea, para evitar que se despegue el dispositivo.

Cogeremos el nuevo dispositivo, el cual debe tener una forma y diámetro similares a los del estoma. Para ello quizás sea necesario recortar el nuevo dispositivo con las tijeras. Al pegarlo a la piel, nos fijaremos en que no tenga arrugas, para evitar la fuga de heces y la erosión de la piel.

  • Los dispositivos de una sola pieza se suelen colocar de abajo hacia arriba. Primero se adhiere la parte inferior y despueś la superior. Al terminar, presionaremos suavemente con los dedos la circunferencia para fijarlo bien.
  • Los dispositivos de dos piezas se colocan centrando el apósito al estoma y presionando suavemente desde dentro hacia fuera. Después colocamos la bolsa.

La frecuencia de los cambios dependerá del estoma y de la dieta que tenga el paciente. Normalmente, las bolsas de colostomía se vacían al 50% de su capacidad, mientras que las de ileostomía aguantan un poco más. Lo normal es un vaciamiento 2 ó 3 veces al día. Si el dispositivo es de dos piezas, la pegatina -también llamada galleta- suele cambiarse cada 3 ó 4 días, a menos que se manche o que tenga arrugas.

Cuando cambiamos un dispositivo valoraremos el estado del estoma y de la piel de alrededor para evitar futuras complicaciones.