Usted está aquí: Inicio Procedimientos Vendajes

Vendajes

Colocación de vendajes y sus distintos tipos

Introducción

El vendaje es el arte de envolver un miembro o región del cuerpo mediante vendas, gasas, lienzos o materiales similares.

Este procedimiento podremos realizarlo por distintos fines, que son:

  • Limitar el movimiento de una articulación afectada.
  • Fijar apósitos.
  • Fijar férulas para impedir su desplazamiento.
  • Aislar heridas.
  • Ejercer presión en una parte del cuerpo.
  • Favorecer el retorno venoso.
  • Facilitar sostén a alguna parte del cuerpo.
  • Moldear zonas del cuerpo como muñones tras una amputación.

Material

  • Vendas de distintos materiales y tamaños (algodón, elásticas, gasa...).
  • Apósito o esparadrapo.
  • Tijeras.
  • Guantes no estériles.
  • Si fuese necesario: material de curas, rasuradoras, pomadas, etc.

Procedimiento

Prepararemos el material necesario según el tipo de vendaje indicado, realizaremos la higiene de manos y nos colocaremos los guantes no estériles.  

Identificaremos al paciente y le explicaremos el procedimiento que vamos a realizarle, tanto a él como a su familia. Pediremos su colaboración en la medida de lo posible y le proporcionaremos la intimidad necesaria.

Comenzaremos colocando la región o miembro a vendar en una posición funcional con las articulaciones levemente flexionadas, nos aseguraremos que la zona se encuentre limpia y seca. Si hubiera heridas o úlceras que curar antes del vendaje, las realizaremos, si éste es de miembro superior, retiraremos anillos y pulseras y le indicaremos al paciente que no debe ponérselos hasta la retirada definitiva del vendaje.

Para aplicar el vendaje, cogemos una venda de algodón (a menos que no esté indicado por la finalidad de la técnica) con una mano y el extremo de ésta con la otra, empezaremos desenrrollando siempre por la zona más distal y cara anterior del miembro, las personas diestras colocan la venda de izquierda a derecha. Continuaremos vendando de manera homogénea sin ejercer presión y cubriremos bien las prominencias óseas. A continuación, aplicaremos la venda elástica desde la zona distal hasta la proximal, ejerciendo la presión necesaria que requiera el vendaje y realizándolo según el tipo indicado. Finalizaremos el vendaje en una zona alejada de la lesión y lo fijaremos con esparadrapo o apósito. Si se trata de cubrir una lesión, el vendaje cubrirá los bordes con un ancho superior a 5 cm.

Complicaciones de los vendajes

Síndrome de compresión

Causado por una presión excesiva del vendaje, aparecen síntomas como dedos cianóticos y fríos, sensación de adormecimiento del miembro.

Escara por decúbito

Se produce en vendajes rígidos, en férulas que tienen un almohadillado insuficiente.

Maceramiento cutáneo

Se produce por el rozamiento del vendaje con lesiones húmedas o zonas que no se han secado correctamente.

Alineamiento erróneo

Ocurre por una mala colocación de la extremidad a la que se le aplica el vendaje, produce molestias por tensión muscular.

Recomendaciones al paciente

  • Se le indicará que durante el tiempo que dure el vendaje, mantenga el miembro afectado en una posición elevada para favorecer el retorno venoso. Si la lesión fuese de miembro superior se le colocará un dispositivo de sujección para mantener la postura adecuada.
  • Se le pedirá que acuda de nuevo a la consulta en el caso de que se suelte o ensucie el vendaje, sienta dolor, presión en la zona, entumecimiento de dedos o cianosis.
  • Vigilar especialmente las protuberancias óseas para evitar la aparición de lesiones.

Tipos de vendajes

Vendaje circular

Se utiliza para vendar una zona cilíndrica del cuerpo o fijar el vendaje en sus extremos. Comenzaremos desenrrollando la venda cubriendo la zona, de manera que cada vuelta vaya cubriendo a la anterior por completo. Nunca se debe iniciar ni terminar el vendaje sobre una lesión, hay que dejar un margen de al menos 5 cm. Tiene función de protección y sujeción.

Vendaje espiral

Se usa normalmente en las extremidades, su función es compresiva y protectora. Se coloca llevando hacia arriba el vendaje en un leve ángulo, de modo que se cubra la zona que se desea. Las vueltas de venda son paralelas y se superponen a la misma en unos dos tercios del ancho.

Vendaje de espiga

Se usa para miembros inferiores y en ocasiones en los superiores. Se realiza igual que el vendaje en espiral, salvo que vamos retrocediendo con la venda, de manera, que las vueltas que se van superponiendo se crucen. Tiene función compresiva y favorece el retorno venoso.

Vendaje en ocho

Se utiliza para vendar articulaciones, especialmente manos y pies, es muy útil en rodilla y codo. Iniciamos el vendaje sujetando la venda bajo la articulación con varias vueltas espirales, luego, se realiza una vuelta ascendente que cubre la articulación, la aseguramos con vueltas espirales en la zona superior. Despueś alternaremos vueltas ascendentes y descendentes que se cruzan entre si y se van superponiendo a las anteriores en al menos dos tercios del ancho de la venda, dibujando la figura del ocho.

Vendaje recurrente

Se utiliza para realizar capelinas (vendaje de cabeza), vendar dedos y muñones. Fijaremos la venda en la zona proximal con dos vueltas circulares, giraremos la venda para que quede perpendicular a las vueltas circulares y vendaremos la zona distal de delante a la inversa hasta que quede bien cubierto, luego fijaremos con varias vueltas circulares. Su función es la de proteger, sujetar y comprimir.